Selección, elección y lección

Artículo de: Gregorio Peñaloza

Del paso tun-tun de Léider Preciado en Francia 98 a la coreografía Armero Style de Brasil 2014 pasaron 16 sufridos años donde los colombianos no supimos que era estar en un mundial de fútbol. Contra Grecia los muchachos de Pékerman pusieron a celebrar al país con un contundente 3 – 0; Colombia paralizó, suspendió y aplazó cualquier actividad para volver a gritar gol. En pleno ambiente electoral, todos en fila y como hormigas buscaron un refugio con televisor, para volver a sentir la emoción de ver amarillo, azul y rojo en la mayor fiesta del fútbol.   

Apenas pasaron 5 minutos de iniciado el partido y ya Colombia había anotado. No fue un gol bonito, el balón entró con lentitud, perecía autogol, no fue Falcao ni James…pero entró y se acabó el ayuno. Pablo Armero, el dueño de la alegría y el baile en La Selección, fue el encargado de anotar y aunque se puso algo loco por la emoción, encontró un segundo de calma para organizar a sus compañeros y armar la fiesta con coreografía y todo. Después, Teo y James completaron la faena que nos deja el camino más limpio para llegar a los octavos de final. Nadie pensaba en elecciones, sólo queríamos ver fútbol y seguirnos abrazando a medida que llegaban los goles.    

El equipo no solo unió y alegró al país; también lo puso a hablar de algo diferente. Lo sacó por una tarde y una noche completa de esa guerra sucia, asquerosa  e interminable entre Santos y Zuluaga. La propaganda de la loca de las naranjas y el video de la abuela ‘Juanpa-Zurriaga’ fue olvidado por completo, lo mismo ocurrió con la foto de Martín Santos y Falcao García. Eso es lo bueno de La Selección y del mundial, armónicamente nos agrupan y nos identifican…es el momento en que todos parecemos estar de acuerdo para hacer fuerza, cantal un gol, reír y también llorar. Todo lo contrario a lo que pasa con los candidatos y el siniestro expresidente Uribe; que sacan lo peor de nosotros, nos enfrascan en discusiones bizantinas, nos enemistan, nos ponen a caminar por senderos opuestos y después a preguntarnos por qué estamos tan jodidos.

Queda claro que la paz no está representada en la mesa de negociaciones que se instaló en La Habana, ni en armarnos hasta los dientes para coser de plomo a los malos, mucho menos en la mal llamada ‘fiesta de la democracia’ donde como borregos hipnotizados vamos y votamos por lo primero que se nos aparezca. La paz, ese anhelo tan grande e inalcanzable para el país, se saborea y se vive cuando juega La Selección porque hasta esos que roban, secuestran, matan, mienten  y extorsionan están sentados viendo el partido. Cuando el juego se acaba todos se paran del sillón y salen a seguir haciendo lo mismo. No en vano, en plena ley seca y después del triunfo, en Bogotá hubo 3.200 riñas, 9 muertos y 15 heridos…ni siquiera sabemos celebrar y eso refleja que como país sólo somos buenos cuando nos sentamos a ver fútbol.


Ver ganar a la Selección Colombia no es como ver ganar a Juan Manuel Santos; cuando los de Pékerman triunfan la alegría es de todo un país, cuando es un candidato el que vence más de la mitad queda frustrado y la pelea está lista para iniciar nuevamente. 

Share this:

Publicar un comentario
 
Copyright © Viva Fm Villanueva. Designed by OddThemes | Distributed By Blogger Templates20