Los alcaldes y sus planes de desarrollo

¿Si han cumplido con los planes de desarrollo que fueron presentados ante la comunidad y ante el concejo municipal? ¿y si estos planes de desarrollo tuvieron correspondencia con los programas de gobierno que registraron ante la Registraduria Nacional del Estado Civil?. Si se hiciera un balance la mayoría de los alcaldes guajiros, saldrían rajados en lo referente a los planes de desarrollo. ¿y el poder del pueblo donde estuvo, tal como lo establece la ley?

Por: Hernán Baquero Bracho

El municipio es tema obligado cuando se hace referencia al desarrollo nacional y lo es independientemente de que sus resultados incidan en los indicadores económicos o que sus valores de inversión permitan evaluar la gestión pública.

En efecto, la realidad del pueblo colombiano es la que resulta, del ejercicio estatal en cada una de las localidades de la nación, porque al fin y al cabo los servicios públicos, las instituciones educativas, las vías de comunicación, el medio ambiente y muchas de las oportunidades en el sector productivo, son aspectos vitales de las comunidades que irremediablemente competen a cada administración municipal en su carácter de entidades territoriales.

Esa parte del progreso nacional enmarcado en la calidad de vida de los asociados, tiene relación directa con la eficacia de la gestión municipal y hace obligatorio el ejercicio de la armonía o coherencia entre los planes de desarrollo de los municipios circunvecinos, que en la práctica es principal garantía del auge de las regiones con base en las políticas de desarrollo nacionales y departamentales, definidas a su vez a partir de la ley 152 de 1994, ley orgánica del plan de desarrollo.

El plan de desarrollo municipal es la carta de navegación de la entidad territorial y de su consistencia y estabilidad deriva la confianza del pueblo en la administración que, periódicamente, según el ordenamiento constitucional, asume su manejo.

Es lógico pensar que los programa de gobierno registrados por los alcaldes elegidos el pasado 28 de octubre de 2007, deben tener correspondencia con los respectivos planes de desarrollo, pues estos son el producto de una amplia concertación y participación comunitaria por medio de los consejos territoriales de planeación y de todas maneras el esfuerzo técnico y político desplegado para su adopción por parte del concejo municipal, le otorga principal jerarquía ante la normatividad y gobierno municipal.

De hecho, el plan de desarrollo es el mandato del pueblo al cual debe acogerse quien se elige como administrador o gerente, mandatario o alcalde, cuya responsabilidad es dar cumplimiento a lo que sus mandantes han establecido. A estas alturas de la administración cuando los actuales alcaldes les hace falta un año para terminar su mandato, la pregunta obligada es: ¿Si han cumplido con los planes de desarrollo que fueron presentados ante la comunidad y ante el concejo municipal? ¿y si estos planes de desarrollo tuvieron correspondencia con los programas de gobierno que registraron ante la Registraduria Nacional del Estado Civil?. Si se hiciera un balance la mayoría de los alcaldes guajiros, saldrían rajados en lo referente a los planes de desarrollo. ¿y el poder del pueblo donde estuvo, tal como lo establece la ley?.

Por ello, no es congruente que la norma establezca que las instancias de planeación se ocupen de verificar la correspondencia del plan de desarrollo con el programa de gobierno registrado por el candidato electo, pues de esta manera se supedita la carta de navegación a las propuestas del mandatario, cuando, repito, lo lógico y eficaz es que el ejecutivo o gerente se acoja al mandato de los asociados, máxime si se piensa que a las puertas del postmodernismo debe pensarse a decenas de años adelante y no en lapsos menores de cuatro años, que es, por fuerza del cambio de las administraciones, el término a que se sujeta la vigencia del plan de desarrollo municipal.

Share this:

Publicar un comentario
 
Copyright © Viva Fm Villanueva. Designed by OddThemes | Distributed By Blogger Templates20