“A Luis Andrés lo queríamos mucho”: padre de Jessy Quintero

Tomado de: http://www.elespectador.com

Por primera vez, Orlando Quintero habla con un medio de comunicación. Cuenta lo que significó para su hija Jessy enfrentar un juicio por homicidio y encubrimiento, en el cual la víctima era uno de sus mejores amigos de la universidad.

¿Qué pasa por la mente de un padre mientras escucha a un juez absolver a su hija en un caso de asesinato?
Que se ha hecho justicia. El señor Colmenares siempre dice: “Sólo pido justicia”, y mi Dios la está dando.
¿Qué hicieron al conocer el veredicto de la jueza?
Ese día decidimos quedarnos en casa por cuestiones de seguridad. Estábamos con familiares, vecinos y amigos; la noche anterior nadie en la casa pegó el ojo. Prendimos el televisor a esperar las noticias y de un momento a otro salió la jueza dando su veredicto absolutorio. No lo entendimos enseguida, no nos habíamos dado cuenta de lo que significaba. Cuando comprendimos nos abrazamos, exclamamos voces de júbilo, dimos gracias a Dios y (se le quiebra la voz) lloramos.
¿Qué fue lo primero que dijo Jessy?
No podíamos hablar, no podíamos, estábamos consternados. Aunque esperábamos ese fallo, fue una sorpresa. Uno no está preparado emotivamente para recibir una noticia así con tranquilidad, porque la misma ansiedad no permite saber cómo comportarse. Cuando por fin pudimos hablar, dijimos que no podíamos creer que la jueza soltara esa frase así. Después nos quedamos viendo todo lo que iban diciendo.
¿Por qué cree que la Fiscalía las llevó a juicio por homicidio y encubrimiento hasta ocultando pruebas, como lo dice el fallo?
Pienso que aquí hay de por medio influencia de personajes muy poderosos dentro de la Fiscalía y el cuerpo judicial. Quiero aprovechar para solicitarle al fiscal general Néstor Humberto Martínez que inicie una investigación real de lo que ha pasado en este caso. Para nosotros fue una sorpresa muy desagradable ver que la Fiscalía actuaba de esta manera tan deshonesta.
¿Alguna vez habían tenido líos con la Fiscalía?
Para nada. Esta fue nuestra primera vez. No tenemos antecedentes con la justicia. Venimos de una familia trabajadora y con muchos principios.
Luis Alonso Colmenares dijo esta semana en la W: “Traicioné mi idiosincrasia por llevar esto ante la justicia civilizadamente”. ¿Qué piensa de ese planteamiento?
Él ha repetido esa frase muchas veces. Creo que trata de hacernos ver que esa es su cultura y entendemos esas palabras como una amenaza. Espero que ni a mi familia ni a las demás les pase algo porque la responsabilidad sería muy específica.
¿De qué manera esta experiencia ha afectado a su familia y a su hija, en especial?
La gente que nos conoce bien siempre ha estado apoyándonos, pero ha sido una experiencia muy traumática. Uno queda desconfiando de la justicia de este país, del accionar de la Fiscalía. Ha afectado nuestra vida social y familiar. Nos señalan despectivamente, dejamos de salir a la calle. Todo ha cambiado.
¿Cambiado cómo?
Por ejemplo, Jessy no pudo volver a sacar a pasear a su perro. Puede que para otros esas sean cosas insignificantes, pero para nosotros no. Una vez, en un restaurante las personas al lado de nuestra mesa empezaron a insultarnos y a decir que éramos unos asesinos. Nos tocó irnos.
Cuando ella decidió volver a la universidad, ¿recuperaron un poquito de su cotidianidad?
Sí, aunque el temor seguía. Afortunadamente, las personas que administran la universidad le brindaron su apoyo. Por parte de los compañeros de estudio, jamás hubo señalamientos dentro de la universidad. De pronto personas que no la conocían... (suspira). Pero bueno, un gaje más del oficio. Tuvo la posibilidad de terminar su carrera, ingeniería mecánica, y lo hizo en 2015 con tesis meritoria.
Jessy y Luis Andrés Colmenares eran muy amigos. Ustedes lo conocían?
Sí, eran muy buenos amigos. Al muchacho le teníamos mucho aprecio, al igual que a sus compañeros. Era un grupito muy juicioso, en el que casi todos estudiaban dos carreras. Jessy y Andrés eran monitores. Todos muy buenos muchachos.
¿Él iba seguido a su casa?
Sí. El señor Colmenares sabe perfectamente que a Luis Andrés lo queríamos mucho. En el último cumpleaños que tuvo la niña antes de que Luis Andrés partiera de este mundo, sus amigos le pedían que hablara y él dio las palabras de cumpleaños para la niña, palabras muy bonitas. Donde quiera que esté, que mi Dios le haga llegar mi agradecimiento.
Jessy y Laura, en cambio, no eran amigas. ¿Cómo se conocieron?
Luis Andrés había invitado a Laura a un cumpleaños de un compañero de estudios y luego ellas empezaron a interactuar la misma noche de Halloween en que Luis Andrés murió.
¿En estos años, a raíz del proceso, ellas han establecido una relación más cercana?
Sí. Las dos familias, en medio de estas circunstancias, nos unimos bastante, casi como si fuéramos una. Aunque ellas no tienen mucho tiempo para compartir. Si saliendo solo una es víctima de señalamientos, no me imagino si salen juntas.
¿Jessy tampoco conocía a Carlos Cárdenas?
Aún no lo conoce. Solo lo ha visto por los medios de comunicación.
Su hija tuvo que lidiar con la acusación de la Fiscalía al tiempo que enfrentaba la pérdida de un gran amigo. ¿Cómo fue para ella?
Fue muy duro, fue terrible. El dolor que sintió en ese momento es incalculable. Ella se enteró el domingo de que habían hallado el cuerpo de Luis Andrés, no se quedó (en el parque El Virrey) porque la mamá la llamó esa madrugada y le ordenó que se fuera para la casa, era muy tarde. Yo estaba en el primer piso y ahí escuché el grito que pegó ella desde el tercero al enterarse de la pérdida de su amigo.
Si eran tan cercanos, ¿por qué cree que los Colmenares no le dieron a Jessy el beneficio de la duda?
Es verdad… (silencio) … no le dieron el beneficio de la duda… Pienso que en el dolor que ellos tienen no pusieron en la balanza que los muchachos también habían perdido a un amigo e incluso, algunos, a un hermano.
¿Cree que la historia hubiera sido distinta si los bomberos hubieran encontrado a Colmenares esa misma noche?
Absolutamente. Creo que no habríamos pasado por todo esto. Lastimosamente le pasó a Luis Andrés, pero esa noche alguien distinto habría podido morir. Le pregunto al señor Colmenares: ¿y si la víctima hubiera sido otro y Luis Andrés el emproblemado? ¿Será que no se ha detenido a pensar en eso?
¿Jessy tuvo la oportunidad de hablar con la familia Colmenares y contarle su versión de los hechos antes de que el proceso empezara?
Aunque la mamá de Luis Andrés dijo que nunca hablaron, mi hija sí habló con ella. Incluso nuestra familia fue a acompañarlos en la pena. Los abrazamos y les dimos nuestro más sentido pésame. Cuando empezó el proceso se cortaron las relaciones, pero nosotros nunca pensamos que esto pudiese llegar hasta donde llegó.
¿Qué planes tiene en mente ahora Jessy?
Vamos a esperar el resultado de la apelación que presenten en el tribunal y seguiremos hasta donde esto llegue. Le vamos a dar tiempo al tiempo. La idea de ella es seguir estudiando, como todo muchacho debe hacer para poder competir hoy y estar bien preparado.
¿Cómo está ella anímicamente?
Ya está mejor dentro de lo posible, sobre todo después del fallo de la jueza. El miedo era que nos salieran con que eran culpables. Si fueron capaces de hacer tremendo montaje en esto, los resultados podrían haber sido iguales. Pero siempre tuvimos fe en Dios y en que la verdad prevalecería. Además, la jueza fue muy juiciosa conociendo todo el caso.
¿Qué percepción tiene hoy de los medios de comunicación?
(Suspira) Hemos visto a periodistas irresponsables, que hacen publicaciones irresponsables sin investigar. En nuestro caso, muy pocos medios han sido responsables manejando el tema. Han sido sesgados. Lo ideal sería que sus divulgaciones fueran totalmente imparciales, no salir a decir cosas que no tienen asomo de dignidad y ni de respeto.
¿Y de las redes sociales?
Por redes nos han ofendido demasiado, hasta nos amenazan. Personas que, sin ningún conocimiento de causa, que nunca han ido a una audiencia, nos han juzgado desde la ignorancia.
¿Usted cree, como dijo la jueza, que Máximo Duque indujo en error a la familia Colmenares al afirmar que él había muerto por una golpiza y un botellazo?
Sí. No sólo a la familia, también a la justicia, a la Fiscalía. Hizo mal su trabajo y en lugar de aceptar sus errores y corregir, por quedar bien con la Fiscalía, indujo a un error que fue fatal para nosotros. Él es demasiado responsable (por lo que pasó), deberían revisar su actuación.
¿Cuál fue la noche más oscura para usted y su familia en estos últimos 6 años largos?
Fueron varias. Por ejemplo, cuando a Jessy la detienen y la llevan a una celda de la Sijín. O la audiencia de imputación de cargos, porque sabíamos que todo lo que estaban diciendo era mentira. Lo único que dijeron cierto era que Luis Andrés había muerto, lo demás que dijeron fue orquestado por el exfiscal Antonio Luis González, quien el 23 de diciembre de 2011 estuvo en nuestra casa ofreciéndole a Jessy la preclusión de su caso a cambio de que hablara contra Laura Moreno. Ella no lo hizo porque no quería mentir y terminó pasando 14 meses en detención domiciliaria, y luego, todo este juicio.
A su esposa y su hija mayor, ¿cómo les impactó el caso?
Terrible. Perdieron la esperanza, tenían miedo por esa actitud de la Fiscalía, en donde hubo gente que, por ejemplo, cambió informes técnicos como el del Acueducto. Nos sentimos totalmente decepcionados. No creemos que toda la Fiscalía actúe de esa manera. Como en todos los ámbitos, existe cabida para los delincuentes.
En este caso se dijo repetidamente que ustedes, familias ricas de Bogotá, habían comprado a la justicia.
Soy empresario y tengo dos empresas en Bogotá, una fundada hace 25 años y otra hace 35 años. Somos fabricantes de partes plásticas y metálicas. Luchamos por hacer patria, por generar empleo. A nosotros no nos han regalado nada, son empresas forjadas a pulso. Y creo que es el mismo caso para la familia de Carlos Cárdenas y de Laura Moreno. Sobre que compramos a la justicia… ¿cómo? ¿Acaso fuimos nosotros los que les pagamos a los testigos que terminaron condenados por mentirosos? ¿Les pagamos para que incriminaran a nuestros hijos? Eso ni siquiera tiene sentido, fue un sofisma de distracción.
¿Qué piensa hoy del exfiscal Antonio Luis González?
Lo peor. Él fue quien planeó todo y presentó los falsos testigos. Es un delincuente total. Ojalá haya una investigación contra él como con los bomberos, que se demostró que fueron unos mentirosos y que no fueron responsables en su labor.
¿Y de la exfiscal Martha Lucía Zamora?
Ella hizo su rol tratando de salvar a la Fiscalía de esa vergüenza que se llama Antonio González… (silencio)… su accionar fue el mismo y ayudó a que se señalara a las dos niñas y a Carlos Cárdenas.
Si tuviera en frente a la familia Colmenares, ¿qué le diría?
Ellos saben que nosotros le teníamos un gran aprecio a Luis Andrés, y saben que mi hija y los demás muchachos son inocentes. Lo único que les diría es que ojalá Dios los perdone. No les tengo rencor y me embarga un sentimiento de tristeza porque perdieron a un hijo, deben tener un dolor infinito. Sin embargo, eso no justifica lo que el señor Colmenares ha hecho con las niñas. Él es una persona muy terca, se comprobó que los muchachos son inocentes, pero él insiste en su teoría.
¿Por qué cree que Luis Alonso Colmenares persiste en sus acusaciones contra su hija y los demás?
Por dos razones: por venganza, venganza a la voluntad de Dios, porque nadie le hizo daño a Luis Andrés. Ya se ha demostrado que no fue un crimen, que fue un accidente. Y la segunda, el dolor. El dolor del señor Colmenares tiene que ser demasiado grande, porque proyectaba sus esperanzas en el futuro con su hijo. Luis Andrés fue una víctima, sus papás también. Pero esa carga que le pusieron a los muchachos no tiene justificación.
¿Alcanzó a dudar alguna vez de la inocencia de su hija?
No, ¡jamás! En ningún momento, no se me pasó por la mente. La conozco, sé los principios en los que se ha criado, con esfuerzo y no porque nos sobre el dinero le dimos una educación en una de las mejores universidades.
¿Usted cree que el país puede cambiar la imagen que se hizo de Jessy?
Pienso que sí, si los medios pudieran difundir la clase de persona que es ella y que somos nosotros: honradas y honestas. Si los medios no manejaran la información de manera tan irresponsable… posiblemente cambiaría esa imagen.
¿Qué mensaje le gustaría enviarle a ella, quien no sabía que usted iba a dar esta entrevista?
Que la amo por ser la persona que es (se le quiebra la voz)… Ella es una persona excepcional que hoy está en la picota pública por algo que nunca cometió ni hubiera cometido. Estoy seguro de que, si alguien hubiese herido a su amigo, jamás lo habría ocultado. Ni siquiera lo habría permitido, para empezar. Y, de sobremesa nos tocan las redes sociales, que no conocen el drama de nuestras familias. Yo hago una pregunta: ¿a dónde tendrían que ir Jessy Quintero y Laura Moreno si llegaran a ser víctimas de violencia? ¿A la Fiscalía? (Llora) ¡¿Qué espera Jessy de la justicia?! No me refiero a la jueza, ella fue la única que puso la cara por la justicia aquí en Colombia. Lo que para la señora Oneida fue un sueño, para nosotros han sido seis años de pesadilla.

Share this:

Publicar un comentario
 
Copyright © Viva Fm Villanueva. Designed by OddThemes | Distributed By Blogger Templates20