El último cóndor.

Por: Hernán Baquero Bracho.
Villanueva tierra prodiga y emancipadora, fundada por la gobernación de Valledupar en cabeza de los españoles a través del gendarme don Roque de Alba el 18 de septiembre de 1562. Fundación que en los apuntes históricos del colegio Roque de Alba, refrendó el educador y parlamentario de la época (1964) Luis Beltrán Dangon Ovalle y de ahí el nombre de dicha institución educativa.

Tierra del valeroso cacique Canopan, quien derrotó a los españoles en el año 1813 en Villanueva, pocos días después de haber proclamado la independencia de Valledupar, María de la Concepción Loperena de Fernández de Castro. Tierra de generales durante la guerra de los mil días, donde el aguerrido general liberal Sabas Silvestre Socarrás Baleta, fue uno de los grandes abanderados y para la historia se encuentra recopilado en su obra “recuerdos de la guerra de los mil días en las provincias de Padilla y Valledupar en el departamento del Magdalena 1899 a 1902”. Villanueva la tierra engalanada a través de la historia con tantos reconocimientos, que enumerarlos aquí, sería insuficiente el espacio en estas dos cuartillas.
El general Sabas S. Socarras Baleta, fue una de las figuras prominentes durante gran parte del siglo XX. El general Socarras, había llegado muy joven a Villanueva de su tierra natal Momil en aquellas calendas departamento de Bolívar, hoy departamento de Sucre, con su sobrina Juanita Baleta. Se casó con la matrona villanuevera Sara Sánchez y tuvieron nueve hijos: Sabas Silvestre, quien se residenció en Santa Marta y fue alcalde de esa ciudad; Eufemia, Sara quien se casó con el vallenato Rafael Castro Trespalacios, padre del escritor Álvaro Castro Socarras, de María Lourdes Castro Socarras quien se casó con el ex senador Álvaro Araujo Noguera   y padres entre otros del ex senador Álvaro Araujo Castro y de la ex ministra María Consuelo Araujo Castro a quien el ex vicepresidente de Álvaro Uribe Vélez, Francisco Santos Calderón, les declaró la guerra política de manera acérrima; Miguel, quien fuera un importante ganadero y dirigente político; Manola, quien fungió como alcaldesa de Villanueva; José Antonio, medico; Gilberto, bacteriólogo; Augusto, muerto prematuramente en un accidente de aviación; Rodrigo quien se casó con la tía Rosa Baquero Herrera y padres de María Xilena, Margarita y Martha Libia Socarras Baquero. También el general Socarras con la matrona vallenata Crisanta Colina Pavajeau tuvieron al médico y padre del psicoanálisis en Colombia José Francisco Socarras Colina; también el general Socarras fue el padre de la matrona villanuevera Evarista Socarras Morales, madre del legendario “Tite” Socarras   y del intelectual y profesional Sabas Socarras, padre de Leonor Socarras Baute, gerente de radio delfín en Riohacha, de Liliana Socarras Baute, gerente regional de Salud Vida en La Guajira , de Carlos, abogado, entre otros.
Después de la guerra de los mil días, el general Socarras se convirtió en un importante dirigente del partido liberal de la Villanueva grande. Su casa ubicada en el “ceibote” en la calle principal de Villanueva, era visita obligada de dirigentes nacionales y regionales, por allí pasaron el ex presidente Alfonso López Pumarejo con quien lo unió una gran amistad, del general Rojas Pinilla  y de tantos dirigentes que la lista se haría interminables y de las anécdotas que por allí pasaron.
Hoy en esta casona tan familiar, solo la habita, el único hijo que queda en vida del general Socarras, Gilberto, el último cóndor de la familia Socarras Sánchez. A sus noventa y cuatro años conserva una memoria lucida y nítida de muchos de los acontecimientos de su familia, vive solo, porque no se ha querido ir a Bogotá donde viven sus tres hijos: Mirian, William y Norma, que han tratado por todos los medios de llevárselo pero él lo expresa de manera tajante de Villanueva no lo mueven y aquí se muere. “Gil” como es conocido cariñosamente vive del cuidado de la amiga de la familia “Chava” fuentes Contreras y de “Lucho” Liñán quien siempre está pendiente de su amigo del alma a toda hora y en todos los instantes de su vida. “Gil” es visitado de manera asidua de amigos como Cesar Augusto Celedón, Mauricio Cuello, Jesualdo Daza Lafaurie, “Chente” Daza Saurith, de su sobrino Sabas Socarras y de la visita permanente de su sobrina María Lourdes Castro Socarras, entre otros. Gilberto Socarras Sánchez o el último cóndor, se pasea a sus anchas y de manera señorial en la casona familiar y a media noche se sienten los pasos del general Socarras su padre, de sus hermanos, de tanta gente importante que por allí pasó, en otra dimensión trajinan y en tertulias amenas siente el calor y la efervescencia del general Socarras contando sus cuitas de la guerra de los mil días. El partido liberal debe hacer una visita obligada a esta casa llena de historias y entregarle un pergamino a Gilberto Socarras Sánchez, único sobreviviente de los hijos del general Sabas Silvestre Socarras Baleta. ¡Esta es Villanueva, mi Villanueva, la Villanueva de todos nosotros, carajo!

Share this:

Publicar un comentario
 
Copyright © Viva Fm Villanueva. Designed by OddThemes | Distributed By Blogger Templates20